Luis María Anson

Un hombre hecho y derecho que denunció la Conspiranson

Anson es el mejor periodista monárquico de nuestra época. Bajo su dirección, modernizó el ABC y consiguió convertirlo en un periódico moderno, a caballo entre los siglos XVII y XVIII. Ahora, Luis María está inmerso en un nuevo proyecto de gran calado, La Razón (o Razon), en cuya declaración de principios podía leerse que Anson estaba dispuesto a defender la unidad de España (antes roja que rota) de los malvados nacionalismos periféricos. No sabemos si está logrando su objetivo, aunque no creemos que lo consiga, fundamentalmente porque es difícil defender España de nada si ninguno de los españoles te está leyendo.

Anson es asiduo del Palacio de la Zarzuela, como periodista eminentemente demócrata que siempre ha demostrado ser. Indudablemente, estará en su salsa rodeado de la élite intelectual española, que no por casualidad está inserta en la ilustrada familia de los Borbones; imaginen la emoción de Anson ante cualquier discurso de su majestad, ante la expresividad y el tronío de la Reina, la discreción de María de las Mercedes cada vez que iba a los toros (era Currista) o al Benito Villamarín, y un largo etcétera (cada vez que se lo pasaba pipa en alguna de las orgías que organiza Su Majestad en Mallorca – esto no lo hemos puesto nosotros, sino algún hacker recalcitrantemente republicano).

Pero por lo que nosotros admiramos más a Anson es por su eficacia en servir a la Casa Real en el oscuro episodio de la Conspiransón, en la que Luis María, valientemente, reunía a todos los conjurados en su despacho para controlarla. Es obvio que las aspiraciones de García Trevijano para convertirse en Presidente de la III República eran una amenaza muy seria, así que Anson se envolvió en la bandera constitucional y tuvimos el privilegio de saber que el diario El Mundo estaba a punto de convertirse en nuevo Palacio presidencial de una República antiborbónica, de no ser por este caballero andante, “de la Real Academia Española”, que es Luis María (siempre he tenido la sensación de que los columnistas del ABC o del Marca que no provienen “de la Real Academia Española son unos desgraciados, unos parias sociales).ванные комнаты с душевой кабиной дизайн фотоhalloween pary


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.