- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

LECCIÓN 4. Modos de vida e imagen externa del socialismo científico.

HACER EL PAYASO UN POCO PUEDE SER DE NOTABLE UTILIDAD

La sociedad en la que vivimos, desgraciadamente, se guía en gran medida por la apariencia. Las cosas son lo que son en la medida en que se muestran capaces de transmitir una imagen adecuada. Por ello casi más importante que ser marxista o poder aparentarlo dogmáticamente es el transmitirlo a través de nuestros hábitos.

No es preciso transformar radicalmente nuestra imagen ni modos de vida, pero sí aprovechar todos aquellos que sean susceptibles de serlo. De manera que si, por ejemplo, no tenemos coche propio y usamos la bicicleta como medio de transporte (o si lo hacemos por algo tan poco digno de encomio como es el hecho de que somos más avaros que las ratas), convertiremos este hecho en una manifestación de preocupación por el medio ambiente. Podemos rizar el rizo y aprovechar para despotricar contra la industria del automóvil, los intereses creados en torno a ella, el servilismo de los gobiernos occidentales que se pliegan con sumisión vergonzante a sus dictados, la terrible explotación a que son sometidos los obreros en sus fábricas …

En definitiva, se trata de hacer de la necesidad virtud. Basta para ello con estar enterado del lugar donde se fabrican los productos que, por mucho que nos gusten, no podemos poseer y anatemizar la conducta de sus propietarios, que están contribuyendo al éxito de regímenes de producción neo-esclavistas. Si nos gusta el fútbol, lo aprovecharemos defendiendo este deporte como popular y surgido del arrabal. Si no nos gusta convertiremos el balompié en transmisor de la ideología para-fascista más perversa como demuestra su fomento de la competitividad, de las irracionales confrontaciones entre meros “colores” y como certifica el hecho de que idiotiza a las masas.

La autocomplacencia es fácil de practicar y casi cualquier comportamiento puede ser defendido desde esta óptica. Si logramos situarnos en una posición de cierto poder real o al menos de cierta eminencia intelectual ni siquiera las mayores animaladas que profiramos serán demasiado puestas en cuestión. Es este el motivo de que un modo de vida idóneo para experimentar este sistema de ligue haya sido tradicionalmente (y sigue siendo) la condición de profesor de Universidad en Europa Occidental (en Estados Unidos, en cambio, esta práctica no es muy recomendable en la gran mayoría de los Estados, pero tampoco lo es la sodomía en Texas o ser pro-palestino en todo el país, con lo que no hemos de preocuparnos demasiado por sus rarezas).

Lo importante en definitiva es publicitar que nuestra imagen es marxista más que el que en realidad responda a una pauta determinada. No es necesario, en contra de lo que manifiestamente piensan algunos despistados, hacer acopio de trenkas, dejarse el pelo largo y demostrar un nulo interés en su limpieza, ni siquiera es ya obligatoria la clásica barba. Podemos ir, sencillamente, arreglados pero informales, y punto. No cometer excesos es la mejor garantía en este aspecto.

купить раскрутку сайта [1]стоимость услуг адвоката [2]