Historia económica general – Max Weber

Este libro, como casi cualquier obra escrita por un alemán, puede ser un sólido motivo para el suicido. En cualquier caso, tranquilidad, no nos encontramos ante Economía y Sociedad sino ante una obrita asequible, de unas 300 páginas. De manera que, si quiere ilustrarse con un documentado sobre los orígenes de ciertos fenómenos económicos y no le asusta nada, puede empezar con esta obra. De hecho podríamos decir que estamos ante una especie de Weber’s Digest escrito por el propio autor.

Es nuestra obligación advertir, sin embargo, de ciertas cosas. En primer lugar este es un libro no recomendable para histéricos chartistas y ralea semejante. En toda la obra no hay ni una sola referencia a las ondas de Elliot, así que absténganse. Sí encontrarán, por el contrario, asuntos relacionados, como unos apuntes sobre la actividad económica que envuelve la magia y la supercheria. Y, en segundo lugar, debemos señalar que este libro es lo más contrario a un clásico de aeropuerto. De hecho es altamente improbable que lo encuentre Ud. en la tienda de recuerdos de la sala de tránsito. Y es que, claro, Weber no habla de Bolsa.

Es preciso abrir aquí un paréntesis para indicar que paradójicamente el libro está editado en Español por el Fondo de Cultura Económica. ¿Económica? Pues sí. Lo que ocurre es que el nombre de la editorial lleva a engaño. De hecho el motivo de que sea éste su nombre no es sino una confusión, pues el previsto era Fondo de Cultura ECUMÉNICA, pero el tipógrafo se equivocó. En cualquier caso hay que convenir que la apelación que resulta es más acorde con los nuevos tiempos y más comercial que la otra, con sus resonancias vaticanistas.

La obra de Weber es absolutamente recomendable y deliciosa, pues nos pone sobre la pista de las bases sociales de las transformaciones agrarias, comerciales e industriales de nuestras sociedades. Y esto son cuestiones que nunca deben perderse de vista. Pero, sobre todo, lo que hace irresistible a nuestro juicio este simpático librito es la detallada explicación del funcionamiento en numerosos tiempos y lugares del negocio de la prostitución, de la relación de la misma con los diferentes credos y de su transformación en instituciones respetables (y económicamente más racionales) como el matrimonio. A falta de que el libro incluya una guía de uso para lectores no especializados apuntamos aquí dos consejos para su público potencial que a buen seguro permitirán a todos los lectores sentirse satisfechos:

–          Hombres de los 90, desazonados por el imparable empuje femenino: Encontrarán ideas machistas que no les estigmatizarán pues pueden emitirse con la frasecita previa de rigor: “Como muy bien demostró hace tiempo Weber ….”

–         Mujeres de los 90, hartas del machismo que les rodea: Deben leer el libro como una exposición-denuncia del esclavismo sexual y económico que ha supuesto para la mujer la sociedad patriarcal.проверить рейтинг сайтадизайн с


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.