El cine fantástico y de terror de la Universal – Varios Autores

Nos encontramos frente al típico libro catálogo editado con la excusa de un festival de cine (la Semana de Cine fantástico de San Sebastián) y que aprovecha un ciclo del mismo para elaborar un texto en el que varios autores de prestigio colaboran dando su punto de vista sobre determinadas películas.

El libro tiene la habitual estructura en estos casos, yendo de lo más general a lo más concreto: tras una introducción, cada autor dedica un artículo a uno de los monstruos clásicos que protagonizaron los filmes de la Universal de los años 30 (su época más dorada). Así, se analizan: El fantasma de la ópera, Drácula, Frankenstein, El hombre lobo, el hombre invisible, la momia, incluso Abbot y Costello, quienes sin ser personajes de terror como los anteriores, sí protagonizaron un buen número de películas con motivos terroríficos, siempre con la carcajada del espectador como objetivo.

Ni que decir tiene que en esta primera parte los monstruos son abordados de una manera bastante general y no centrándose en una película en concreto. El tratamiento de cada uno de ellos depende mucho también del autor: mientras unos se centran en la época abordada y en las sucesivas secuelas que se produjeron en los 30 (por ejemplo Roberto Cueto con Frankenstein), otros artículos son bastante más heterodoxos y no se centran ni el personaje ni en la época, quedando el libro así como una suerte de pastiche con más que notables altibajos.

En una tercera parte, se analizan películas concretas, algunas de las más célebres de la productora que no han sido comentadas en la segunda parte: El jorobado de Notre Dame (de 1923 con Lon Chaney), Doble asesinato en la calle Morgue (1932), El caserón de las sombras, Satanás, El cuervo…

Como ya digo, la principal limitación de un libro como este viene marcada por su misma concepción de catálogo diverso, polifónico, en el que conviven los artículos rigurosos, profusamente documentados junto con otros bastante más superficiales. En cualquier caso es de celebrar la inclusión de algunos títulos como los arriba mencionados, pequeñas joyas del cine de terror poco conocidas por el gran público.

El libro es altamente recomendable para los amantes del cine de terror, sobre todo ese cine de terror clásico que durante los años treinta se produjo en la Universal. Pero que nadie se espere una obra rigurosa ya que no deja de ser bastante divulgativa, eso sí, muy bien ilustrada, teniendo en el gran público a su potencial comprador.russian medical translationфирмы по раскрутке сайтов


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.