Noticias

La actualidad de la Eurocopa, desde España “B”

04/07/04: Grecia lo vuelve a hacer

Tras liquidar a España, Grecia se ha ofrendado el pleno ibérico. Como Portugal es un equipo netamente superior, en historia y competitividad, a España, pero esto sólo le sirve para caer desde más alto, la puñalada la ha recibido en la misma final de su Eurocopa.

La conexión germano-griega, tan habitual a lo largo de la historia y siempre exitosa (miren, si dudan, el acabado ejemplo que es la Reina Sofía), ha vuelto a funcionar. Año tras año, los servicios de los especialistas médicos formados en la ex-RDA dan muestras al mundo de cómo sus métodos pueden ser eficaces incluso en los deportes en los que históricamente se había entendido que la condición física era lo de menos. Atletismo, esquí de fondo, fútbol… el poderío griego se extiende como una mancha de aceite. En este caso, con entrenador alemán, para rematar la faena y. de alguna manera, desviar miradas.

Portugal, por lo demás, se labró concienzudamente la derrota. Porque, más allá de no haber jugado en toda la Eurocopa un solo partido decente (con la excepción de cómo pasó por encima a la selección española, pero es que, claro, hablábamos de España), el espectáculo ofrecido esta noche en el palco por sus autoridades (con corbata s con los colores patrios e incluso ¡banderas! en plan nacionalismo tercermundista de opereta) y muy especialmente por sus mujeres (tremenda y patética la ocurrencia de las señoras de los para-fascistas Barroso y Sampaio, ejerciendo de tales y con modelitos rojiverdes). El realizador, más allá de ofrecer planos que han sido más un plubirreportaje en beneficio del conocido Andine que los tradicionales de tías buenas, no ha sido capaz de sustraerse, tampoco, y ha trufado la retransmisión de planos que han confirmado al mundo lo que casi todos sospechábamos sobre la clase política portuguesa: lo mejor que pueden hacer es dedicarse a sus cositas en la Casa Pía, ya que, por lo menos, se trata de vicios privados que no ponen en evidencia al resto del país.

Tras el show, a uno le queda sólo un resquemor. ¿Imaginan lo que habría podido ser una Eurocopa o un Mundial con España de anfitrión y Ánsar en el palco? Aunque sólo sea para poder aspirar a presenciar algo así de grande, vale la pena que ese gran hombre vuelva.

01/07/04: Final “de la Muerte”

¿Hay alguien todavía por ahí que siga culpando a Sáez del supuesto fracaso de la selección española en esta Eurocopa? Porque la hábil mano del ya ex-seleccionador ha llevado a España a lo más alto en décadas. ¡España acaba la Eurocopa tercera! ¡Y empatada a puntos con uno de los finalistas! ¡Y eso regalando el tercer partido para que las “estrellitas” se lucieran!

Mientras media Europa futbolística se pelea por contratar a Sáez (el muy ladino dimitió como los técnicos más de moda del momento, mismamemte como Mourinho o Benítez, para poder fichar por un un grande) y la otra media se ríe de la capacidad de LPD-sección-prognosis-patatera (torneo a torneo estos cronistas acreditamos una capacidad para el error de la que sólo nos exime la certera previsión del acostumbrado ridículo hispano), la Eurocopa de Portugal ha definido su final.

El último partido del torneo repite el encuentro que lo inauguró. Es decir, que analizada la cosa fríamente tampoco era necesario montar tanto lío, arruinar a un país para construir estadios de relumbrón por doquier condenados a ser infrautilizados o, peor aún, escenario de partidos regulares de la Liga portuguesa y obligar a España a jugar y hacer una vez más un papel lamentable. Con un partido bastaba.

Lamentablemente para el fútbol (pero afortunadamente para los portugueses) vamos a tener la ocasión de volver a ver cómo Grecia y Portugal se enfrentan, en una final inédita que encumbrará al equipo que venza, llevándolo al selecto club de equipos que, una vez, no se sabe muy bien debido a qué, salieron de su patetismo habitual y ganaron una Copa de Europa de Selecciones Nacionales. Como España.

29/06/04: La Eurocopa necesita Lebensraum

Los cuartos de final están definitivamente liquidados, certificando el fracaso de los países nórdicos reticentes a adoptar el euro como moneda (Dinamarca, Suecia) a costa de los primeros territorios naturales de la expansión germánica (Holanda, República Checa). A pesar de lo que pudiera parecer, la lectura que hemos de realizar respecto de las inminentes semifinales es clara: los países de la cohesión (Portugal y Grecia, egregios representantes de los famosos PIGS) se enfrentarán, respectivamente, a las esencias monetaristas del genio germánico reconvertidas al más fervoros atlantismo de cuños nuevo y recientísimo, respectivamente (Holanda y República Checa). Parece evidente que las cosas se están situando de manera idónea para que la final, caso de que entendamos imprescindible disputarla, se juegue en ese “petit champ de fleurs” que es Berlín.

La ventaja del genio (expansivo) germánico, es que esta reflexión, casi palabra por palabra, habría sido igualmente válida si los clasificados hubieran sido los simpáticos bálticos (daneses o suecos). El Lebensraum, es lo que tiene, que si nos ponemos llegamos a Moldavia sin bajarnos del autobús.

Los encuentros de cuartos entre Holanda-Suecia y Dinamarca-República Checha fueron, sin duda, de lo mejorcito de la Eurocopa, demostrando que el fútbol con mayúsculas sólo es concebible en latitudes superiores a los Pirineos y en países cuyos idiomas disponen de símbolos extravagantes de todo tipo coronado o rayando las vocales (y que esto no se entienda como una reivindicación de la selección catalana, por favor). Si algo dejaron claro ambos partidos, incluyendo el engañoso 3-0 que padeció Dinamarca a manos de Baros y Koller, es que cualquier de los cuatro habría merecido ganar.

A la espera, al menos, de la urgente eliminación de Grecia (la derrota del PSOK allí es demasiado reciente como para entender a esas gentes fiables), podemos certificar que la Eurocopa de las Azores es todo un éxito. Holanda, Portugal y la República Checa, a poco que se pongan, invitarían gustosas a José María Aznar, “Ánsar”, para que oficie el saque de honor del encuentro.

26/06/04: El “Grupo de la Muerte” sigue su paso firme

Confirmando todas las previsiones de LPD (que, en esto de fútbol, se ha caracterizado siempre por saber predecir las lamentables actuaciones de la selección española, lo que no es que tenga mucho mérito, y pare Usted de contar), el “Grupo de la Muerte” avanza con paso firme hacia la final. ¿Imaginan un Portugal-Grecia, en la cumbre, en Lisboa, en la final, con la venganza de toda una nación contra quienes les humillaron en el partido inaugural de “su” Eurocopa? Sería la final más divertida, sin lugar a dudas, desde que las retransmisiones televisivas se han especializado en hacer caso omiso del juego (la mayor parte de las veces, visto lo que ocurre en el campo, tampoco es que se lo podamos reprochar en exceso a las televisiones) y enfocar a mujeres pretendidamente despampanantes ataviadas ora con escasos ropajes ora con absurdos disfraces folklórico-patriotas. Vaya por adelantado nuestro respeto por el atribulado realizador, teniendo en cuenta la difícil labor que puede venírsele encima.

El caso es que, tras haberse deshecho de una selección del nivel de la española, es lógico que Grecia y Portugal infundieran un considerable respeto. Si habían logrado dejar fuera a un grupo capitaneado ni más ni menos que por EMLDLC, que contaba con una fiel e ilustrada hinchada y la concentración de rubias de melena oxigenada más importante de la Eurocopa, eran capaces de cualquier cosa. Y lo han demostrado.

Portugal hizo acopio de toda la cualidad de país anfitrión que pudo recabar y logró salvar los muebles en un partido que tenía perdido gracias a un gol que empató el partido in extremis y le permitió pasar a la prórroga, así como a la eficaz actuación anulatoria del colegiado de turno cuando los ingleses osaron marcar a apenas unos minutillos del final de la misma. El caso es que, y es lo que cuenta, Portugal está en semifinales, dispuesta a enfrentarse a su destino de país fracasado aun contando con todo a su favor. Un dato que lo dice todo sobre el arbitraje, y no incidiremos más en el tema, por respeto al país que va a contar con el próximo Presidente de la Comisión Europea (sede en Azores): Portugal dispuso de 6 penas máximas a lo largo del partido. Como lo leen.

Y mientras tanto, Grecia, revelación del torneo por su exquisito juego y la calidad individual de sus jugadores (acreditada en encuentros de gloria como el España 1 – Grecia 1 y ya conocida de todos merced a su brillante fase de clasificación, con resultados como Esaña 0 – Grecia 1) ha apeado al equipo más querido en todos los geriátricos del mundo. Francia, con una aportación de nuevo más que significativa de sus estrellitas, certifica que éste no es un buen año para el fútbol. Por si alguien a estas alturas, y tras lo ocurrido durante toda la temporada, todavía lo dudaba.

24/06/04: A mitad del camino

A estas alturas de la película, superada la liguilla inicial en la que, con tres grandes sorpresas (la eliminación de Italia y Alemania y el meritorio papel de la Selección Española, injustamente eliminada pese a cosechar cuatro puntos), han pasado los que claramente se lo merecían (excepción hecha de Grecia y Portugal, que probablemente no merecen ni siquiera jugar la Eurocopa, pero qué le vamos a hacer, Portugal es el organizador y Grecia se clasificó a costa del representante de la Liga de las Estrellas).

La Eurocopa siempre ha tenido menos glamour que el Mundial. A uno siempre le hacía más ilusión este último porque, frente a las “principales potencias europeas”, podíamos contar con el fútbol sudamericano. Y eso que, puestos a hacer el ridículo, España al menos presentó más síntomas de dignidad en la competición europea, y que, sobre todo, la Eurocopa siempre ha conseguido en la práctica mantener un nivel mínimo de calidad competitiva, a diferencia de la espectacular debacle vivida por la Copa del Mundo en los últimos veinte años (aunque la decadencia profunda se inicia en Italia 90 las raíces hay que buscarlas en España ’82, cuando la competición se abre a 24 equipos). Es cierto que también la Eurocopa se ha visto ampliada (a dieciséis), pero al menos estos dieciséis equipos son europeos, o casi (Israel, Turquía), con lo que garantizan un mínimo atisbo de calidad (y esto es cierto incluso aunque España también participe). Por el contrario, el aumento de equipos en la Copa del Mundo (actualmente 32) sólo ha ido en detrimendo de dicha calidad. A todos nos gusta mucho el mestizaje y la tolerancia, pero hasta cierto punto: con diez selecciones europeas, cinco americanas y una “resto del Mundo” habría más que suficiente para ofrecer una imagen ajustada de lo que es el fútbol a día de hoy.

Por fortuna, en la Eurocopa todas estas cuitas son estériles: todos los equipos son europeos, e incluso en la edición más lamentable (me viene a la mente 1996, con el Tridente como toda concesión ofensiva y con Eilts –un calvo que repartía chapapote en el centro del campo de Alemania- declarado “fabuloso de Oro 1996” del torneo) puede uno encontrarse partidos de mérito (a diferencia de lo ocurrido, sin ir más lejos, en el Mundial 2002, donde todos los partidos fueron pura basura). Tras unos inicios titubeantes, los telespectadores hemos podido disfrutar ya intervenciones de mérito, más allá incluso del antológico República Checa – Holanda. Veamos cómo ha ido la Eurocopa hasta el momento:

Grupos 1-2: Clasificados Portugal y Grecia, eliminados España y Rusia. El grupo, con diferencia, más fácil de la Eurocopa, no en vano España formaba parte de él, y como cabeza de lista oficiaba Portugal, selección casi a la altura de la española. Portugal se clasificó merced a un juego ramplón y a la descarada ayuda de la UEFA, cuyos directivos, sabedores de que la Eurocopa no es una competición verbenera como el Mundial (lo dicho respecto de los equipos vale también para los árbitros, todos ellos europeos, y para la UEFA, organizadora del evento), y por tanto no era previsible llegar a los escandalosos niveles de ayuda arbitral proporcionada a Corea del Sur (anfitrión) y Brasil (campeón “porque Nike lo vale” en lugar de Turquía, vencedora moral del torneo), decidieron urdir una estrategia no por siniestra menos efectiva: poner las condiciones para que España cayera en el mismo grupo que Portugal, lo cual (tres puntos garantizados para el anfitrión por patetismo hispano) a la hora de la verdad permitiría su clasificación sin demasiados problemas como primera de grupo. En cuartos, un igualado Inglaterra – Portugal (como ven, el maquiavelismo de la UEFA no tiene límites: la única selección casi tan lamentable como España de entre las que se pretenden “importantes”, aunque teniendo en cuenta que se enfrentan al aliado-vasallo histórico vaya Usted a saber, igual a Beckham le da tiempo de hacernos disfrutar aún más tiñéndose la calva de rojo, o poniéndose un nuevo tatuaje, o algo) y un Francia – Grecia en el que, asumida por todos la condición de Grecia como superequipo, primera de grupo en la fase de clasificación ante España y, en suma, selección “fabulosa de Oro 2004”, nos queda la duda de si ganará Francia por tres, dos o sólo un gol (Francia, aunque se mantenga merced a la calidad de su excepcional generación de futbolistas, está en franca decadencia).

Grupos 3 – 4: Espectacular Ushiro Nage sistémico que ha propiciado, a última hora, la eliminación de Italia a pesar de buscar la clasificación al más puro estilo italiano, con una victoria agónica en el minuto 94. Los malvados suecos y daneses, tradicionalmente hermanados (como lo están, por ejemplo, España y Portugal), representaron una pantomima de noventa minutos en la que simularon jugar buen fútbol, ofrecer continuas alternativas, emoción y goles en pos de la victoria para, al final, empatar a dos y provocar así la eliminación de Italia. Eliminación, sin duda, merecida. Al menos suecos y daneses han mostrado intervenciones de mérito, y serán sin duda dignos cuartofinalistas eliminados, respectivamente, por Holanda y la República Checa. Este último equipo merece una reflexión aparte:

- En primer lugar, es la única selección que ha logrado ganar sus tres partidos de la liguilla.
- Lo ha hecho, además, en un grupo harto complicado.
- No sólo ha ganado sus tres partidos, sino que en los tres casos ha logrado remontar un resultado adverso.
- Y además, todo ello ofreciendo, de largo, el mejor fútbol de la Eurocopa. Sólo por ver el Holanda – República Checa, como diría “Lobo” Carrasco en esa verborrea intelectual incomprensible a veces, “por esto merece la pena pagar una entrada”. Es un equipo sólido (sin aspavientos) en defensa, extraordinariamente bien armado en ataque y con una mentalidad ganadora a prueba incluso de “Alemania 90 minutos bombeando balones”. Es una especie de Holanda pero con jugadores serios, para entendernos.

11/06/04: MABELGALAZISMO DEPORTIVO

Los prolegómenos informativos de la Eurocopa’04, con los que la redacción de deportes de TVE nos va preparando para asistir a nuestra marcha imperial hacia los cuartos de final, ofrecen un interesante muestrario de por donde se mueve la información, y en este caso la información deportiva, en este país.

Resulta evidente que bajo el gobierno de la paz y del mejoramiento social de los más débiles no puede admitirse la rigidez informativa que caracterizaba a TVE en materia de deportes, es decir, de fútbol, donde los presentadores llegaban al extremo de tratar a los futbolistas “de Usted”. El diálogo, la tolerancia, el pluralismo sin tasa y el nuevo talante han empapado las técnicas comunicativas de los hombres y mujeres de la Casa —nos referimos a José Angel—, y ahora la información deportiva es mucho más humana, más cercana al espectador. Por ejemplo, gracias a Rosana Romero y sus compis, estos últimos días hemos pasado de escuchar aburridas disquisiciones sobre el complejo táctico de las selecciones punteras o las ventajas de defender con doble pivote, a descubrir los vicios inconfesables de nuestros futbolistas, que es en definitiva lo que cualquier espectador desea.

Esta nueva política informativa de los resúmenes informativos del TD-1 nos ha permitido conocer que a Iván Helguera le encanta hacer el amor con su novia (lo que de paso sirve para salir al paso de rumores infundados), que Valerón pasa las numerosas horas que su profesión le deja libre jugando a la Playstation, que a Xavi le gusta mucho la coca-cola y que Luque llora viendo películas dramáticas (le pones una de Meryl Streep y lo tienes llorando dos días).

Era algo que tarde o temprano acabaría ocurriendo en una empresa de comunicación que cuenta en su plantilla con periodistas de raza como Iñaki Cano, cuya campechanía, cercanía a los jugadores, su forma de echarles el brazo al cuello y de dirigirse a ellos como si fuera su hermano mayor sale a relucir en sus clásicas entrevistas sobre el césped:

- Parece que Iñaki Cano tiene un protagonista a pie de juego. Adelante Iñaki.
- Pues sí, aquí estamos con Povedilla, que ha marcado dos golazos de campeonato. Qué tío. Bueno Povedilla, menudo zurriagazo le has metido al balón en el segundo gol.
- Bueno, sí, el balón venía de la iz…
- Pero confiesa que tú no pensabas que te iba a salir ese trallazo por toda la escuadra, ¿eh?, no me engañes jajaja.
- Bueno, la verdad es que era una volea difícil pero el fúlbor es asín y bueno yo la eng…
- Vale Povedilla, pues enhorabuena. Y venga, vete a disfrutar de la copa con tus compañeros, desgraciao jajajaja. Míralo José Angel; seguro que esta noche le mete otros dos zambombazos a su novia para celebrarlo jajaja.

Pero volviendo a la información psicosexual de la Eurocopa ¿de donde vienen estos aires de progresismo informativo?. A nuestro juicio es necesario reconocer la deuda que los protagonistas de este periodismo new fashion tienen con la nueva joya del diario El País, Mabel Galaz. El mejor periódico del estado español marca la pauta, una vez más, en su empeño por ofrecer a sus lectores un periodismo de calidad, y al mismo tiempo situarse a la vanguardia de la prensa europea. El trabajo de la Galaz durante los fastos de La Boda, como ya quedó dicho en estas páginas, marcará sin duda un antes y un después en la historia informativa de este país. Sus efectos en el rumbo de la prensa nacional y en la nueva forma de interpretar la información, en cambio, apenas pueden vislumbrarse. La simpática jarana informativa de TVE, plena de campechanía y cercanía al hombre de carne y hueso, más que al jugador, es, entendemos, tan sólo un avance de lo que nos espera en este terreno.

Esperamos que esta nueva forma de hacer periodismo prosiga explorando la senda de la intimidad de nuestros héroes hasta sus últimas consecuencias, y así, por ejemplo, podamos verles en los vestuarios después de los partidos con los huevos al aire (lo que de paso serviría para confirmar el rumor según el cual los ancestros de Morientes proceden de la escisión de una tribu Mandinga. Como decía Cela, el tío es como si llevara una liebre muerta colgando en medio de las piernas), o incluso en las reuniones familiares que los seleccionados mantengan con sus novias, esposas o admiradoras en las habitaciones del hotel. Oiga, y si lo retransmiten en pay per view nos abonamos. Todo sea por la Selección.


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.