Rally Kuwait – Bagdad

Una revolucionaria forma de hacer la guerra

Todas las guerras aportan algo. Al menos, todas las guerras de los estadounidenses. A fin de cuentas, no sólo han de ser empleadas como banco de pruebas para sus modernos y relucientes ingenios bélicos de última generación. Son, asimismo, escaparate privilegiado para ponerlos en venta a módico precio. Las guerras son innovación. ¿Qué sería de la tecnología moderna sin un buen aliciente bélico? ¿Acaso estaríamos Usted y yo comunicándonos como la hacemos si no fuera por las guerras?

De momento, y a la espera de que aparezca algún nuevo modelo de avión, misil, tanque o lo que sea, el producto estrella de la ofensiva aliada por la libertad es la revolucionaria táctica del General Franks, que tan despistados tiene a las televisiones y analistas.

De momento, brillan pro su ausencia los bombardeos masivos. Para compensar, tampoco hay combates terrestres, pues las tropas americanas evitan enfrentarse a las iraquíes. De momento, estamos asistiendo al nacimiento de la Ofensiva-Rally. Los tanques y acorazados, acompañados de periodistas embaracdos en vehículos anejos, y cubiertos desde el aire por helicópteros que retransmiten la señal, corren que se las pelan por el desierto, en una especie de alegoría militar de la gloria ya un poco pasada del París-Dakar.

Cada día más kilómetros, cada día más rápido. En una apasionante competición entre divisiones estadounidenses y británicas, con sus modelos diferentes de carros de combate, por demostrar ser los mejores. Algún pinchazo, al parecer, ha retrasado a los australianos. La mística de la aventura. Los espacios abiertos, el desierto, el erg… un reto para la voluntad de superación de los ingenieros.

Bienvenidos a la guerra del futuro, pensada para vender automóviles. Bienvenidos al Kuwait-Bagdad.online document translation servicestranslator finnish


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.