Día A

LA ACCIÓN HUMANITARIA CONJUNTA, AL DÍA

Día: A (los números que empleamos los occidentales, al ser de origen inequívocamente árabe, han de ser proscritos; probablemente contienen el germen de la islamización y el fanatismo).

Nombre de la operación: Conmoción y pavor. Precioso y efectista nombre, muy del gusto de las televisiones estadounidenses. El Pentágono, siempre solícito, no sólo programa sus ataques para que se produzcan media horita antes de los diferentes espacios de noticias tanto europeos como americanos, con lo que todo “cuadra” en términos horarios (lo que evita cortes en la programación ordinaria, siempre molestos), sino que garantiza alegrías con su arte sin igual para el bautizo.

Avance de las tropas de liberación: Rutilante. Rumsfeld ha informado, eufórico, de que el “90% de los pozos petrolíferos de la zona de Basora han sido liberados” y de que en “2 días estarán securizados los pozos de la zona de Bagdad”. El mundo libre respira aliviado al conocer tan buena nueva. Una primera, pero importante, victoria de la libertad, la democracia y los derechos humanos.

Armas de destrucción masiva: El tráfico aéreo. No contento con organizar, armar y alentar a los terroristas del 11-S, el malvado Sadam Hussein sigue empleando el tráfico aéreo como eficaz arma de destrucción masiva. El tirano, ávido de sangre, sólo con armas de destrucción masiva puede hacer frente a la quirúrgica y limpia eficiencia de los partícipes en la operación humanitaria. El tanteo, de momento, es el siguiente: BAJAS DE LOS ALIADOS HUMANITARIOS EN GUERRA CONVENCIONAL: 2 – BAJAS DE LOS HUMANITARIOS POR EL EMPLEO DE ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA (ACCIDENTES DE TRÁFICO VARIOS): 19

Las sucias argucias del tirano: ¡Sadam destruye nuestra riqueza!. ¡Casi un 1% de los pozos petrolíferos liberados se han encontrado ardiendo! Nuestros pozos, tus pozos, han sido tomados como rehenes del conflicto. Víctimas inocentes que a Sadam no le importan nada. ¿Quién va a proteger a esto 7 pozos que están en llamas? ¿Acaso no demuestra esto lo justificado de la invasión? Además, y adlaticiamente, ¿acaso no es esto la prueba de que al tirano le da igual dejar a su pueblo económicamente exangüe? 7 pozos, señores, 7. Sobran comentarios ulteriores.

“Estamos trabajando en ello”: Ya sólo faltan 14 días para que el contingente humanitario español llegue a la zona. Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón y Grecia ha encontrado un hueco en medio de las visitas a sus diversos amigos encarcelados para hacer una declaración. En tono solemne, pero transmitiendo calor humano y campechanía, ha dado ánimos a nuestros valientes cómplices en la acción humanitaria. Todos estamos orgullosos del Mando Supremo de las Fuerzas Armadas y, ¿por qué esconderlo? de las propias Fuerzas Armadas. ¡Temblad enfermedad, miseria e injusticia! El contingente humanitario español estará alli en apenas dos semanitas.

El frente interior: “Hay un problema y vamos a solucionarlo”. Mientras el Gobierno español, antidisturbios y moderación en mano, hace frente a las amenazas que para la libertad y seguridad de los ciudadanos suponen las madrileñas que utilizan teléfono móvil, otro frente empieza a reclamar su atención. En efecto, la eficacia sin par del PP español puede ser requerida para solucionar un problemilla. Y es que es tal el número de rendiciones de soldados y civiles iraquíes, hastiados de tener que vivir en una sociedad tiránica, que el dispositivo humanitario conjunto no da abasto. Las previsiones son que las instalaciones de Guantánamo se queden pequeñas en breve. Y los convenios bilaterales con países extraordinariamente garantistas en el aspecto clave de la retención de prisioneros del Nuevo Orden Humanitario Conjunto no son suficientes. Egipto, Turquí, Pakistán… no pueden más. EE.UU. busca nuevos centros de detención donde se garantice un buen “limbo jurídico” a los terroristas y sus compañeros de viaje. España debiera ir proponiendo ya, en su línea de rigor jurídico habitual, acondicionar la isla de Perejil al efecto. Aunque fue gloriosamente recuperada por nuestras doblemente humanitarias Fuerzas Armadas, su peculiar statu quo permite argumentar que el pedrusco no es tierra de nadie y que, en consecuencia, allí no hay reglas que valgan, ni Convención de Ginebra ni nada de nada. Es una sugerencia LPD que ofrecemos gratuitamente al Gobierno español, para que vea que los ciudadanos también “estamos trabajando en ello”.яндекс раскруткаtranslate in hindi to english


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.