Machos ibéricos

23 hombres, un solo fracaso

Una vez más, José Antonio Camacho rige los destinos de la Patria con esa mano firme que garantiza el ridículo en toda competición no amistosa que se precie. Aunque incluso Camacho es capaz de superar la primera fase, la eliminación en los cuartos de final está asegurada con garantía de fábrica. 23 son los desgraciados que Camacho ha seleccionado, por ser del Madrid, haber jugado en el Madrid o haberse enfrentado al Madrid en alguna ocasión. Son estos:

CAÑIZARES (Valencia, portero): Titular indiscutible de la Selección española, dotado con rápidos reflejos y un sexto sentido que le hace saber cómo ganarse el favor de la grada haciendo demagogia y populismo fácil. Ignoramos si el público japonés se mostrará receptivo a sus artes. Vive colgado del larguero y tiene cierta tendencia, atemperada con los años, de hacer cantadas en el momento más inoportuno. Excelente en la pena máxima, la excepción a la regla será cuando, en el mejor partido de España, Cañizares no detenga un solo penalty en la tanda y nos volvamos por donde solíamos.

IKER CASILLAS (Real Madrid, portero): A su temprana edad, Casillas tiene aún un largo recorrido como portero de la Selección, no en vano es jugador del Madrid, pero aún le queda mucho por aprender. Hablando en plata: es un paquete de tal magnitud que incluso Fernando Hierro (el que le hace las alineaciones a Del Bosque) se ha dado cuenta y lo ha sentado en el banquillo en lugar de César. Sin embargo, Camacho, el entrenador sin filias ni fobias que iba a traer a los que estuvieran en mejor forma, se deja a Molina en el camino y trae al chaval después de chupar banquillo media temporada.

RICARDO (Valladolid, portero): Uno de los toques exóticos. Estará en el Mundial para llevar café a las estrellitas y hacer declaraciones a la prensa cuando ningún otro jugador, ni el entrenador, ni los directivos, ni el utillero, quieran hablar. Antiguo suplente de César en el Valladolid, factor que ha decidido a José Antonio Quémacho para que acompañe a Casillas.

ROMERO (Deportivo, lateral izquierdo): El chaval despuntaba en su época en el Logroñés, fue contratado por el Valencia para el Equipaso de Paco Roig y deleitó a las gradas durante años con sus centros a la olla que acababan en el tercer anfiteatro. Defensa sólido y fuerte bastante justito de calidad técnica, habla a las claras del estado de la defensa de la Selección que esté convocado, pero los términos de la discusión se clarifican bastante si tenemos en cuenta que la otra opción es…

JUANFRAN (Celta, lateral izquierdo): Otro lateral desahuciado del Valencia, fichó por el Celta, donde también calienta banquillo, razón, suponemos, por la que Camacho se ha fijado en él. Igual de malo que Romero pero con el toque simpático de su acentuada tartamudez, que da mucho juego en las ruedas de prensa (épicas sus declaraciones al fichar el Valencia a Carboni: “El lateral izquierdo del Valencia se llama Juanfran”, 45 segundos para declamar esta frase).

PUYOL (Barcelona, lateral derecho): Como el Chapi, muy rápido y se supone que muy bueno en defensa, como ha quedado demostrado por la excelente temporada del Barcelona en este capítulo. Titular indiscutible en la banda, puede actuar de central en caso de necesidad, puesto en el que ofrece las mismas prestaciones que en la banda.

CURRO TORRES (Valencia, lateral derecho): Uno de estos jugadores que va a la Selección no sabemos si porque ha jugado en el campeón de Liga o porque la otra opción era Michel Salgado, que ya habría sido muy escandaloso. No destaca ni para bien ni para mal, lo cual, en el contexto de la Selección Española, es más bien un alivio.

HIERRO (Real Madrid, Locomotora): A sus 36 años, el Gran Capitán sigue pegando codazos con la misma soltura de siempre. Gran defensa en la Liga española, donde no se recuerda que saliera expulsado de ningún campo, aceptable defensa en las competiciones europeas, suple su falta de velocidad con la “experiencia”, es decir pegando codazos, y con su florido verbo, que rivaliza con el de Juanfran.

NADAL (Mallorca, central): Lamentable que Camacho tenga que recurrir con descaro a los jugadores emblemáticos de la era Clemente. Es posible que en España no haya un puñetero central aceptable menor de treinta años, pero la pareja Nadal – Hierro es una garantía para cualquier delantero mínimamente veloz.

IVÁN HELGUERA (Real Madrid, líbero): Un gran jugador en defensa, donde canta como nadie, y en el centro del campo, donde sube arriba para hacer el paripé y dejar a su equipo desguarnecido. Su polivalencia es una garantía para la Selección, pues al haber mejores jugadores en la defensa y en el mediocampo no jugará ni en uno ni en otro lugar.

SERGIO (Deportivo, interior izquierdo): Jugador de acompañamiento pensado para destruir lo que no haya podido destruir alguno de los tres volantes tapón, de vez en cuando sube al ataque con peligro, aunque es previsible que en la Selección no lo haga muy a menudo, para no interferir con Raúl y los otros jugadores del Madrid que quieran hacer goles.

XAVI (Barcelona, medio centro): Sustituto natural de Guardiola, aún no ha superado un control antidopaje, así que es pronto para decir si puede llegar tan lejos como el Gran Capitán. Jugador eminentemente técnico, con buen disparo, tiende a desaparecer ante equipos aguerridos. De todas formas no importa mucho, porque no es previsible que actúe a menudo.

BARAJA (Valencia, medio centro): La esperanza blanca, se supone, dado el excelente momento de forma con el que llega al final de temporada. Si tira de la Selección con la misma fuerza con que lo hizo del Valencia es posible que España haga un buen papel en los cuartos de final. Buen pasador y con llegada al área.

ALBELDA (Valencia, medio centro): Complemento ideal de Baraja, pega unas yoyah que no veas, ¿sabeh? Por lo demás, cumple y punto hasta el momento en que sea ignominiosamente expulsado. Se hizo famoso rompiéndole la rodilla a Juninho, en una acción que al final se reveló beneficiosa para el fútbol español en general y el Atlético de Madrid en particular.

MENDIETA (Lazio, interior derecho): Otro jugador en forma seleccionado por Camacho. Tras triunfar en Italia, Mendieta llega al Mundial con la esperanza de jugar más partidos que en su equipo. Si vuelve a ser el del Valencia, cosa improbable, es posible que despunte respecto del nivel medio de la selección.

DE PEDRO (Real Sociedad, centrocampista izquierda): Jugador suplente en un equipo a punto de descender… Seleccionado por Camacho. Buen disparo, cierta calidad técnica, y punto. Es un misterio para todos los aficionados el motivo por el cual el seleccionador ha decidido llevárselo a Japón.

LUIS ENRIQUE (Barcelona, centrocampista derecha): Jugador infame en el Real Madrid, llegó al Barcelona y se convirtió en un gran futbolista, capaz de resolver gracias a su velocidad y su técnica. A partir de entonces, todos aquellos que lo llamábamos “El Patata” o “La última rebanada del Bimbo” tuvimos que reformular nuestra primera impresión. Sin duda, uno de los jugadores más resolutivos de esta selección.

JOAQUÍN (Betis, extremo derecho): Jugador de duende, de magia, un artista del balón, un sentimiento y un arte que no se puede aguantar, va a chupar banquillo que no veas.

VALERÓN (Deportivo, media punta): Se supone que es la estrella de la Selección, pero los que hemos visto cómo desaparece de los partidos, particularmente cuando juega con España, mantenemos ciertas dudas al respecto. Recuerden nuestro acertado diagnóstico de la Eurocopa 2000: “es un jugador de corte ofensivo. Ofensivo para nosotros que este tío juegue en la Selección, probablemente como titular”.

RAÚL (Real Madrid, delantero): El jugador que tiene que “tirar del carro”, habida cuenta de sus muchas virtudes que se resumen en una: es delantero del Madrid. En la Selección es un jugador mediocre con tendencia a esconderse en los grandes partidos, una lacra para la delantera patria que sin embargo habremos de aguantar muchos años, al menos hasta que surja un entrenador con personalidad para sentar a las estrellitas.

MORIENTES (Real Madrid, delantero): Otro jugador en óptimo momento de forma después de haber calentado la grada la mitad de la temporada merced a las lesiones. Jugador de rachas que nunca ha demostrado demasiado más allá de meter muchos goles en el Madrid (recuerden que Zamorano e incluso Raúl han sido Pichichi con el Madrid, así que no puede ser tan difícil).

LUQUE (Mallorca, delantero): La sorpresa de última hora de Camacho, que en este caso sin duda acierta llevándose a un delantero fuerte, más o menos rápido y con suficiente calidad como para arrostrar los grandes retos a los que esta Selección está llamada (Eslovenia, Sudáfrica, Paraguay).

TRISTÁN (Deportivo, delantero): El mejor delantero español en el momento actual, con mayor capacidad de definición cara a puerta, su principal defecto es, al igual que en el caso de Valerón, la inconstancia. Veintipico goles en la Liga española le avalan para merecer, cuando menos, el beneficio de la duda (además, haga lo que haga tengan en cuenta que su compañero de ataque es Raúl).маленькая душевая комната дизайнадвокат полтава


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.