Dooyoo

¿Cuánto vale un internauta?

La pregunta que a Ustedes quizás les atosigue es: ¿Qué es dooyoo? En lo que a nosotros respecta, es una empresa de la que hemos puesto banners en La página definitiva. Si esto no fuera suficiente como para justificar su entrada en el Olimpo de la Nueva Economía, dooyoo es una empresa que también nos ha permitido renovar el vestuario y nuestra colección de Clásicos Ilustrados.

Ustedes saben perfectamente, y no nos cansaremos de repetirlo, que el valor de un internauta en el mundo de hoy es miles, millones de veces mayor que el de un ciudadano corriente y moliente. Como persona, como individuo, cualquiera de ustedes o de nosotros no vale nada, un simple número de N.I.F., unos impuestos evadidos con mayor o menor gracia, … Nada serio, en fin. Ciudadanos hay muchos, no tiene ningún sentido valorarlos más que, por ejemplo, una lechuga.

Sin embargo, si cualquiera de esas personas tiene la brillante idea de conectarse a Internet, ¡zas! Su valor se multiplica por cinco, o por diez, o por lo que haga falta. Hemos entrado, con Internet, en la Nueva Economía, y ya nada será igual. Si Terra se dedicase a vender pepinillos, por ejemplo, valdría lo que vale (nada), pero como no vende pepinillos, sino servicios relacionados con Internet, vale lo que se supone que valdrá, es decir, mucho, muchísimo.

Más o menos esa es la reflexión que ha hecho dooyoo, pero al revés: si los internautas son los Elegidos, los adelantados de una nueva era, ¿por qué no dejar que demuestren su valía dotando por sí mismos a nuestro portal de contenidos? De tal manera, lo que dooyoo ofrece es una serie de temas variados para que los internautas ofrezcan sus opiniones al respecto. Cualquier persona racional pensaría inocentemente que la opinión de los internautas no tiene valor alguno (y los redactores de La página definitiva son un ejemplo evidente de ello), pero, por lo visto, en dooyoo no opinan lo mismo, así que, no sabemos si porque quieren entrar lo antes posible en el mundo de la New Economy (todo para los internautas, mientras vean anuncios) o porque sinceramente creen que lo que la gente opine tiene algún valor, en dooyoo pagan, en forma de descuentos para compras por Internet, por cada opinión que Ustedes inserten. Para completar el círculo internauta, regalan (o regalaban, ahora directamente dan pasta) camisetas por inscribirse. ¿Demasiado Nueva Economía para ser cierto? Nunca es bastante, amigos.

Quizás el regalo indiscriminado de camisetas obedezca a la raíz germánica de Dooyoo, empresa ubicada en Alemania, con todo lo que ello significa (gusto por la uniformización, interés por el debate al más alemán nivel, seriedad ante todo, garantía de éxito en sus eventuales ansias expansionistas, etc.). En Alemania, dooyoo es un gigantesco portal, con más de 400.000 opiniones de internautas, en España está empezando. Como todo en Internet es piramidal, tal vez sea buena idea lanzarse ahora a conseguir los máximos beneficios posibles. Y piensen que, si bien en Alemania el tema de discusión de mayor éxito es la hondura filosófica de las posturas hegelianas, o la exacta diferenciación entre esencia y existencia, en España Gran Hermano y el fútbol llevan (o llevarán, tarde o temprano) la voz cantante, como no podía ser de otra manera.

Durante meses, venimos intentando que Ustedes participen lo más posible en La página definitiva, en la convicción de que sólo la gente capaz de tragarse lo que La página definitiva tiene que ofrecer puede perfilar aún más la alucinante idiosincrasia de nuestra web. Algunos de ustedes respondieron a nuestro requerimiento (para bien de nuestra web, naturalmente), otros no. Claro que no se nos había ocurrido pagarles por ello (nuestra profesión de fe internáutica no alcanza a tanto). Si alguna vez hacemos un ofrecimiento similar, no será con dinero contante y sonante, sino con acciones (esperemos que sobrevaloradas) de La página definitiva. Es decir, un regalo claramente envenenado.поисковый аудит сайтаанализ сайта яндекс


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.