Amazon.com

El paradigma

Nos hemos vendido miserablemente y hemos llenado nuestro templo particular de mercaderes. Para expurgar nuestros pecados, queremos poner a parir a la empresa que nos paga (ventajas de escribir en lenguas minoritarias, el patrón no te entiende). Gracias a publicidades como la nuestra, Amazon.com logrará un año más, sin duda alguna, su objetivo: aumentar sus pérdidas en progresión geométrica. Aún recuerdo cómo, hará un par de años, Amazon se convirtió en objeto de estudio porque se había revalorizado un 900% en unos meses. “Vaya locura”, pensé. “Yo escaparía de ahí cuanto antes”.

Grave error, señores. Si hubiera invertido todo mi dinero en Amazon en ese preciso momento, ahora les escribiría desde las islas Bahamas, y, por supuesto, jamás habríamos puesto publicidad de Amazon, sino que regalaríamos un ejemplar de la Enciclopedia Británica a cada persona que lo solicitase, cortesía de la propia Amazon.com, de la que yo sería importante accionista.

No se equivoquen, el regalo no lo haríamos por pura filantropía, sino para conseguir que todos los implicados en la transacción fueran más felices:

·Ustedes, por supuesto, estarían encantados de poder leer estos inefables comentarios no sólo gratis, sino con regalo incluido.

·Nosotros veríamos cómo el número de visitas a nuestra página aumentaba espectacularmente.

·Y Jeff Bezos, por último, sería el gran beneficiario (y yo mismo, como accionista de Amazon, también).

Imagínense la de pérdidas que tendría Amazon con una iniciativa semejante. En poco tiempo perdería más dinero que la Hacienda rusa, se convertiría en la empresa del mundo con más números rojos, pero también, siguiendo la lógica implacable del mercado, en la mayor empresa del mundo (piensen en la reacción de los sesudos analistas bursátiles: “Dios mío, todos los habitantes del mundo tienen la ‘Enciclopedia Británica’ de Amazon.com. ¡Eso quiere decir que Amazon tiene 6.000 millones de clientes! ¡Hay que comprar!”.


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.