La Nueva Comunicación

Hacia el “Triángulo de Oro” de Corcóstegui

Hace unas semanas, en el BSCH tenían la bondad de indicarnos que Internet, los móviles y los medios de comunicación eran el “triángulo de oro” de los negocios, motivo por el cual el BSCH iba a “arrasar” en Internet. Poco después se produjo el pacto (fusión in pectore) BBVA – Telefónica, dejando a Botín y allegados verdaderamente arrasados. El mercado ha decidido que el BSCH tiene que reaccionar en breve con una alianza de calibre similar, y la cotización, tras un primer traspiés, ha subido un 10%. Sin embargo, la cotización ha subido sin que el BSCH tomara medida alguna, lo que nos retrotrae a nuestra impresión general de que en la Nueva Economía no hace falta que pase nada para que las empresas suban o bajen, porque, al fin y al cabo, no invertimos pensando en hoy, sino en el año 2007 y siguientes. Reflexionemos brevemente sobre el “triángulo de oro”:

·Internet: como ya indicamos, el BSCH no ha hecho nada, y es nuestra opinión que tampoco piensa hacer nada de auténtico calibre (otra cosa es que venda humo al cándido mercado).

·Móviles: el BSCH es el primer accionista de Airtel, con el 30’45% de la empresa. Sin embargo, este vértice del triángulo es un auténtico cateto, ya que el BSCH está en negociaciones con Vodafone para vender su participación. Lamentablemente, en Vodafone Mannesmann no son idiotas, y se niegan a comprar la participación del banco con un billón de pesetas contante y sonante. Los británicos cambiarán cromos sobrevalorados de su empresa (un 2’7%) por cromos aún más sobrevalorados de Airtel. Lástima, no podemos escapar finalmente del cateto.

·Medios de comunicación: señores, háganme caso, los medios de comunicación son, por definición, una mala inversión, hay demasiada competencia e intereses políticos de por medio. El BSCH es primer accionista de Cableuropa – ONO (que al menos tiene incidencia en el mundo real, la grúa se me ha llevado el coche varias veces por culpa de estos tíos, que no hacen más que llenar la ciudad de cables) y accionista minoritario de Antena 3 (participación residual de Banesto en la época de MC). Y pare usted de contar.

En conclusión, desde “La página definitiva” nos da la agridulce sensación de que Botín, que es más listo que el hambre, sabe perfectamente que todo lo relacionado con “el triángulo de oro” está enormemente sobrevalorado (¿por qué Antena 3 vale ahora un billón de pesetas y hace un año 50.000 millones? ¿Hemos tenido una inflación como en la República de Weimar o es que Antena 3 ha comenzado a emitir como única televisión de China?); en consecuencia, vamos a movernos con prudencia sin caer en el entusiasmo pacato por Internet, aunque de vez en cuando haya que hacer algunos fuegos de artificio para que el mercado no se cabree. Botín es un banquero muy listo, se ha comido la mitad de la banca española partiendo de un banco pequeño pero rentable. No creemos que tenga la más mínima intención de enterrar su dinero en la incierta aventura del “Triángulo de las Bermudas”.


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.