La travesía del desierto

ESPAÑA SE ARRASTRA POR EUROPA

26/06/00: Y AHORA, ¿QUIÉN SOBRA?: Francia 2 – España 1:

Nos ha sorprendido comprobar cómo, según el tratamiento más generalizado con el que nos ha deleitado la prensa española de hoy, al parecer, “España falló un penalti en el último minuto de partido que le apeó de la Eurocopa”. Si nuestros ojos no nos engañaron el que falló fue, ni más ni menos, el autoproclamado candidato patrio a ganar el Balón de Oro, rubricando así con un broche de oro su mediocre trayectoria en esta Eurocopa. La selección se ha encargado de dejarnos mal perdiendo contra Francia, y evitándonos así el espantoso ridículo que habría supuesto la humillación ante Portugal. Para ello Camacho demostró, una vez más, su querencia por todo lo que no huele a barcelonismo y recuperó a Aranzabal, que nos deleitó con otra actuación digna de lo que ha sido su papel en el torneo. Además decidió sustituir a Munitis (el único español inspirado en ataque) y a Mendieta (la banda no es su sitio pero a pesar de eso cumplía, el primer penalti nace de una jugada suya) por nadie sabe qué oscuras razones. Todo para lograr que Alfonsito siguiera arrastrándose por el campo (de nuevo el jugador del Betis no hizo nada y perdió todo balón que tocó con el agravante de que, además, ni siquiera lanzó a puerta) y que Raulito pudiera demostrar que es el líder de la selección y tirara el penalti con esa gracia que Dios le ha dado. Del partido salvamos a Helguera (durante la primera parte, en la segunda se agradeció la tardía presencia de Gerard) y, a lo largo de todo el encuentro, a Guardiola (de nuevo el mejor del equipo) y a Abelardo (insuperable en defensa y fingiendo penalties en el último minuto).

España ha acabado, lamentablemente, por confirmar, a pesar de los últimos minutos de agonía proporcionados por el milagro ante Yugoslavia, el triste papel que se le presuponía desde el principio. Una vez más el combinado nacional se ha arrastrado por Europa, confirmando lo sabia que fue la elección de los franceses al dejarse perder contra Holanda (perita en dulce en cuartos y evitan a Italia en semifinales). Con respecto a la prensa madrileña, hemos acabado por confirmar tanto su absoluta ignorancia en lo que a fútbol se refiere como que a veces aciertan de casualidad. Guardiola, efectivamente, sobra en este equipo. ¿Se imagina si jugara rodeado de tipos mínimamente dignos?

21/06/00: EL ÉXTASIS: Yugoslavia 3 – España 4:

Según hemos podido confirmar Camacho lee “La Página Definitiva” (comprueben en nuestras estadísticas el espectacular número de visitas que recibimos desde Bélgica, claramente desproporcionado, desde que empezó la Eurocopa). Afortunadamente, añadimos. Porque, a diferencia de los cambios solicitados por casi todos los medios de comunicación (y que consistían esencialmente en decapitar públicamente a Guardiola), el seleccionador optó por modificar el equipo en la línea sugerida por “La Página Definitiva”, siguiendo dos postulados básicos de esta web: quienes sobraban eran “La Locomotora” (Hierro) y “Nuestro Popescu” (Valerón).

El partido de ayer fue un gran partido de fútbol. De fútbol hermoso, que no significa necesariamente de fútbol sin errores. Porque errores los hubo (esencialmente defensivos en ambos equipos, como indicamos desde el principio España se ha traído tres guardametas a la Eurocopa pero es como si no hubiera venido ninguno) pero ello no empequeñeció un partido que nació grande. En una medida muy importante, claro, por la calidad del rival, una Yugoslavia plagada de jugadorazos que cada vez que llegaban creaban claras ocasiones de gol. Por fin España reaccionó con criterio, orden y confianza en sus posibilidades. Confianza incluso en los peores momentos, destacando el papel de Guardiola y Mendieta, que llevaron en todo momento en volandas al equipo. Porque si el partido de ayer, que tan cuesta arriba estaba, se acabó ganando, ello fue debido a la extraordinaria manifestación de casta de algunos jugadores, que en ningún momento bajaron los brazos.

El éxtasis llegó en los últimos 3 minutos, remontando dos goles que permitieron la clasificación de España. El primero de ellos, claro está, marca de la casa (UEFA): penalti inexistente señalado por falta a Abelardo. Hasta el momento la Eurocopa nos está deleitando con maravillosas penas máximas que, cuando son a favor del grande, demuestran una gran imaginación (sólo el escandaloso foul cometido por Neville contra Rumanía ha sido de verdad penalti, lógico, si tenemos en cuenta que era Rumanía el equipo beneficiado). Pero bueno, pelillos a la mar, ahora nos espera Francia y recemos para que Hierro y Valerón sigan lejos del equipo titular (Camacho, si nos lees atiende, tampoco es preciso que esté por ahí Iván Helguera, te proponemos diferentes tríadas de centrocampistas para acompañar a Guardiola: Fran, Mendieta, Etxeberría; Mendieta, Gerard, Etxeberría; Mendieta, Engonga (sí, sí, incluso preferimos a Engonga), Etxeberría…). Creemos que, a pesar de que no nos haya tocado la “perita en dulce de la Eurocopa” (Holanda), España puede pasar a semifinales, dado el clima de resignación que ha invadido al personal ante el cruce con Francia. Será entonces cuando, una vez desatada la euforia, Italia se encargue, como siempre, de enviarnos a casa.

19/06/00: La Selección prosigue su camino hacia el barranco.

España 2 – Eslovenia 1.

La Selección ha logrado pasar apuros, muchos apuros, contra un equipo blandito y que no defiende como el esloveno. Con todo, y dada la flor en el culo de Camacho, se lograron los tres puntos y así estamos en disposición de hacer el ridículo por todo lo alto cuando debe hacerse, ante Yugoslavia.

La dirección técnica del grupo sigue mostrándonos a ese entrenador fiable que logró mandar al Sevilla a Segunda División con un arte inigualable. Su primera decisión sorprendente fue el cambio en la portería, pero todavía más perplejo deja a cualquier persona sensata la excusa del “todo estaba previsto”. ¿Alguien se lo cree? ¿Piensa sinceramente Camacho que mintiendo descaradamente logra que su trabajo mejore y sea mejor percibido?

La defensa-colador de España sigue dando alegrías a los rivales. Tras el fallo de Hierro y Molina contra Noruega el segundo ha salido despedido mientras que “La Locomotora” se ha ganado definitivamente un puesto. El represaliado ha sido el otro central, claro. En agradecimiento Hierro demostró su capacidad para leer los partidos en el gol esloveno, dejando un hueco kilométrico por el que se coló como una flecha Zahovic. A continuación hizo gala de su velocidad, logrando que le sacaran 10 metros en una carrera de 15. Tuvo que llegar Aranzábal para hacer el penalti a la postre superfluo pues no impidió el gol esloveno.

Mientras tanto Valerón se afianza en su labor de Popescu. Partido tras partido se acerca más a Guardiola, tapándole salidas y buscando el lucimiento personal. La prensa de Madrid lo ha visto ya claro y hoy el As titula: “Sobra Guardiola”. Como perverso efecto añadido de la presencia de Valerón Mendieta, un diestro, debe jugar de extremo izquierda, y sólo cuando aprovechando las ausencias del jugadorazo del At. Madrid se va hacia el centro luce de verdad (véase el segundo gol de España). Mendieta, al menos, jugó, demostrando que a veces Camacho claudica (Mendieta es vasco y no juega en un equipo de la capital, combinación letal para Camachito).

La delantera, como es costumbre es un desastre. Ni Alfonso ni Raúl aparecieron (el gol de Raúl viene tras una jugada de Mendieta y un afortunado rechace). Si los delanteros no se mueven ni crean espacios ni se desmarcan ni piden la pelota, ¿cómo puede Guardiola ser el culpable de no conectar con ellos?

13/06/00: El DEBÚ. España 0 – Noruega 1.

Tal y como los degustadores del buen fútbol sospechábamos una selección como la española, mal estructurada, pésimamente dirigida y con unos jugadores escogidos de modo claramente equivocado no podía sino claudicar, a pesar de la garra demostrada, ante una de las potencias del continente: Noruega.

En las virtudes de la selección escandinava no vamos a incidir. El partido ha acabado hace menos de una hora y ya ni me acuerdo del sujeto que, en colaboración con Molina, ha metido el gol (Creo que es Ipersen o algo así). Sí conviene, ahora que la dura realidad hará bajar a la tierra a más de uno (cierto delantero de la selección española va por ahí diciendo que tiene ya ganado el balón de oro, motivo por el que debe considerar que las luchas contra gentes de mala catadura como los noruegos no es lo suyo), recordar los problemas estructurales y de jugadores de la selección, que ya había adelantado, en solitario, “La Página Definitiva”.

La portería española es una tortura. Descartado Casillas (pésimo guardameta) la duda es si Cañizares es capaz de provocar más estropicios que Molina o viceversa. Dado que la elección de Camacho es Molina estamos convencidos de que, sin dudarlo, quine debiera jugar es Cañizares. En el partido de hoy Molina ha hecho una de la suyas, y una salida a destiempo ha significado el gol noruego.

No hemos escuchado a nadie resaltar que la salida de Molina ha venido precedida de la situación de un noruego, en un saque de falta, que estaba de campo y playa, solito con su tienda de campaña, en el área española. Nuestra “locomotora” particular, que partido tras partido deja claro que cualquier defensa mejora con su ausencia, andaba por ahí demostrando que su capitanía es más que merecida. La medida más urgente es largar a Hierro de la defensa YA. Una pareja de centrales solvente, dado lo que se ha traído Camachito a la Eurocopa, serían Paco y Abelardo (no, I. Helguera, no, por favor). La defensa de España ha logrado cantar hasta en un partido contra Noruega. Espectacular.

El centro del campo requiere otra intervención quirúrgica. Visto lo visto está claro que la “magia” de Valerón reporta suculentos dividendos al contrario. ¿Es que es posible que haya alguien en España que se siga creyendo el cuento chino de la calidad de Valerón? Por piedad, que alguien largue a ese chico. Visto lo visto la entrada de Mendieta es urgente, y sería el sustituto ideal del jugador de 2ª División que tenemos por “cerebro”, dado que nos causa ciertos reparos quitar a Fran o Etxeberría, dos de los pocos jugadores de Camacho con calidad.

Por último el ataque sigue tan romo como ya denunciamos tras el épico empate de preparación contra Suecia (saludado, recordemos, por todos los especialistas deportivos como una prueba de que España iba por el buen camino) y Raúl está para jugar a las chapas pero poco más.

Desastre global, en definitiva, que deja a España en una situación peligrosa. Aunque confiamos en Eslovenia y no descartamos un susto en ese partido en esta Eurocopa, y para darle más dramatismo y vidilla al asunto nuestra apuesta es la siguiente: España ganará fácil a Eslovenia (3-0 o así) y se desatará la euforia, que durará hasta que perdamos con Yugoslavia y quedemos eliminados.marriage invitationdrawing of a party


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.